2 ene. 2013

En menos de 101 palabras


Mami

Cuando mi madre descubra que no le he hecho caso, que me he salido del buen camino, seguro que se va a contrariar. Levantará las cejas, pondrá ojos grandes y me apuntará con el índice para que no quepa duda de lo mal que he obrado. Porque mi madre (en realidad es mi madrastra) se preocupa mucho por mí. Entonces, le contaré con detalle lo del lobo disfrazado, qué boca tan grande tenía la abuelita y cómo el cazador nos salvó. Seguro que se calmará y puede que me consuele dándome una de sus manzanas rojas y sabrosas.


©Mikel Aboitiz

1 comentario:

  1. Muy buena esta parte que se quedó fuera de la historia original, Mikel.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar