31 ene. 2013

En menos de 101 palabras


«Bedenkt: den eignen Tod, den stirbt man nur,
Doch mit dem Tod der andern muß man leben»
(«Recordad: la propia muerte, esa solo se muere,
pero hay que vivir con la de los demás»)
Mascha Kaléko (1907-1975)

El viudo


En el camposanto, a plena luz del día, la nieve lo cubre todo, hace del paisaje una noche inversa. Paseando entre lápidas, consulta el reloj varias veces, convenciéndose de que ella no volverá. Sus recuerdos son imágenes, el negativo de un film en blanco y negro. Lleva en vela largas horas, infinitas, como el tiempo que dura su duelo. No lo soporta y se tumba junto a su lápida, hecho un ovillo. Agotado, cierra los ojos dejando que el sueño le venza mientras los copos de nieve le van arropando. Lentamente, cree dirigirse a su encuentro.




©Mikel Aboitiz

 

2 comentarios:

  1. La virtud de esta pieza es que aborda un sentimiento eterno y recurrente con gran solvencia, Mikel.

    ¿Quién no puede señalar a alguien que pueda ponerle cara a este viudo?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué dura es la ausencia cuando se intuye que no hay retorno.
    Me gusta este registro tierno y melancólico que desconocía en tus micros. Enhorabuena

    ResponderEliminar