5 oct. 2011

Visto en Berlín...: en la Grolmanstraße



Un comité de recepción de tres miembros espera al paseante. En este tramo de la Grolmanstraße, en Charlottenburg, el caminar fluido es una excepción para el curioso que no conoce la zona, pues siempre se impone una pausa para fijar la atención en un detalle u otro. Por eso está nuestro grupito a la puerta de una galería de arte, atendiendo a que el despistado no se meta en un café o guiado por los aromas de las especias de un restaurante indio se disipe unos metros más allá dando trabajo al estómago. Además, Savignyplatz se ve ya desde allí y el colegio al que acudió Walter Benjamin se adivina poco más allá, aunque pase desapercibido como un elefante inmóvil recostado y confundido junto a una enorme pared gris. Hay mucho que ver por la zona. Nuestro comité lo forman dos hombres y una mujer vestidos de gala con los colores de una paleta que imita la primavera. Los tres pertenecen a la misma familia (se observa en el color del pelo) y son gente de buena madera. Quisiera detenerme a departir con ellos, pero es que un poco más adelante he visto...«Espérenme que vuelvo más tarde»–les miento. Y ahí se quedan ellos petrificados, aunque sean de madera; sonriendo y fingiendo no desalentarse.

©Mikel Aboitiz



No hay comentarios:

Publicar un comentario