3 nov. 2011

Visto en Berlín...: en Hardenbergerpltz


  ¿Qué hacen un tigre y un papagayo sobre una caseta prefabricada en Hardenbergplatz? En pleno centro de Berlín, del antiguo Berlín del Oeste, de cuando Berlín tenía un muro y era una ciudad espejo: con el doble de todo; dos jardines zoológicos, dos tipos de ciudadanos, dos modos de entender la vida; y dos centros. Es fácil que estos animales hayan salido del zoológico que se encuentra a solo unos pasos. Pudiera ser. Pero también cabe que ambos estén allí porque sí. Porque no desentonan junto a las paradas de los autobuses. Estos, recuerdan a las personas saliendo de un seiscientos, en aquellas películas de época en blanco y negro, en las que, milagrosamente, no para de manar gente sonriente de un SEAT. Aquí lo mismo, los buses llegan y llegan y parecen no agotarse. Recogen viajeros. O les dejan en medio de una mezcolanza en la que tigre y papagayo no desentonan. Entre un mendigo durmiendo bajo los bancos de las marquesinas, mientras sentadas sobre él, unas jovencitas coquetas departen alegremente, ignorándole. Entre incansables vendedores de periódicos agotados de no lograr suscriptores. Entre pandillas de alcohólicos con su mezcla de agotamiento y triste alegría. Entre turistas acicalados paseando bolsas de los grandes y lujosos almacenes KaDeWe. Entre las sombras de novísimos rascacielos mostrando la prepotencia del nuevo rico sin saber que no arañan el cielo sino que apenas emergen de los infiernos. Llegan más buses. Arrancan y van bombeando gente por la ciudad, como un corazón que empuja la sangre desde el centro, desde el lugar en el que un tigre, un papagayo, no molestan, pues apenas se ven, entre tanto y tanto contraste.

©Mikel Aboitiz

1 comentario:

  1. Una manera muy original de describir la vida en las grandes urbes del sXXI.

    ResponderEliminar