2 may. 2012

Relato


Puentes

Mi cabeza huye del presente construyendo puentes. Un gesto observado, un sencillo cruzar de piernas en el metro, una mujer apartándose un mechón de pelo del rostro, y mi cabeza, enlaza ese detalle levantando un nuevo puente de recuerdos hacia ti. Estos puentes van acumulándose como manzanas frescas sobre el platillo de la romana del frutero. Ademanes, ínfimos detalles, olores, inclinan la aguja de la balanza hasta colocarla certera sobre cifra justa. El número formado por nueve dígitos azarosos que no lo son tanto, pues componen tu número de teléfono. Ese mismo que desde hace días no paro de marcar sin que tú atiendas mis llamadas, porque no sabes (aunque quizás sí) que el fiel de la balanza de mi deseo está irremediablemente inclinado a tu lado y que paso las horas trazando puentes que, inevitablemente, llevan a ti. Descuelga, por favor, ¡atiéndeme!, que ya no tengo fuerzas para levantar más puentes.

©Mikel Aboitiz

2 comentarios:

  1. Me gustó mucho el relato.

    Me quedo un poco más por este lugar al que llegue gracias a Iñaki (giltzero)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ladrón. Gracias, Giltzero. Siéntete como en casa. Me encanta que me visites

      Eliminar