23 may. 2012

Visto en Berlín... Parque James-Simon



  Desde el parque James-Simon se ve el mundo a través de la tapa de un contenedor de basuras. Sabido es que son muchas las formas de asomarse al mundo, pera esta en concreto, supone ya una declaración de principios. Significa recluir lo observado dentro del ámbito de la basura, porque aunque su verde limpieza lo oculte, se trata de un auténtico contenedor de basuras. Recién estrenado. Plantado junto al canal del Spree, en pleno barrio de Mitte, corazón, estómago y ombligo del turismo cultural en Berlín. Pero, ¿qué significa circunscribir la Alte National Galerie con barco de turistas y todo, dentro de un recipiente destinado a albergar desperdicios? Meter un museo, construido como un templo que alberga dioses del arte del siglo XIX, del romanticismo, del impresionismo, meterlo todo en un contenedor, ¿qué sentido tiene?¿No es esto una herejía frente a las Artes Plásticas? ¿Quién se atreve a tirar a la basura todo lo que incluye su miope horizonte limitado a un ojo de buey? ¿Cómo es posible rebajar así el nivel del Arte? Bien, tal vez, hayamos ido demasiado lejos... Puede que la tapa del contenedor esté abierta y que lo que se ve al otro lado no sea basura, sino (parece que por fin se hace justicia) parte de la famosa Isla de los Museos (ya saben: el de Pérgamo, el Neues Museum, el Bode-Museum...) simplemente eclipssada por la cubierta de un inoportuno contenedor. Podemos respirar tranquilos pues. Un alivio: queda salvada la Cultura. Sin embargo, surge una pregunta un tanto incómoda, como un picor de espalda al que la mano no llega: si realmente hubiéramos estado mirando en el interior, en las tripas de la basura hallando tales joyas, ¿qué sería el resto, lo que no es desperdicio? ¿Con qué nos quedaríamos?


©Mikel Aboitiz

3 comentarios:

  1. Me gusta mucho la reflexión, y sin embargo no me puedo decantar por interpretar que el arte actual es basura o que precisamente entre la basura se encuentran tesoros como aquellos.

    ResponderEliminar
  2. Ladrón, para mí la cuestión no es qué está o deja de estar en la basura, sino qué es lo realmente importante. Pero el texto está ahí, tiene la vida que le dan los lectores y pasa bastante de esta Lengua que te escribe, saluda y agradece comentario y twitt.

    ResponderEliminar
  3. ...y bienvenido como seguidor :)

    ResponderEliminar