4 jun. 2012

Relato: Llamadas telefónicas


Llamadas telefónicas

Quedamos a las dos y a las cuatro aún no había llegado. Me sonó el móvil. Era ella. Gritaba excitada que se le había roto una media al subir al coche, antes de abollarlo contra un contenedor, camino de urgencias donde atendían a su madre de una lipotimia y que ya llegaba, pero que su móvil estaba gagá y que por eso... Al final la colgué. No soportaba sus continuas mentiras. Me la estaba pegando, seguro. Aquello era demasiado. No deseaba seguir escuchando sus falsas coartadas. Fue muy rápido. Cuando me dí cuenta ya la había colgado. Y me arrepentí. Soy demasiado impulsivo. Entonces marqué el número, por supuesto que de memoria. Yo era quien llamaba, con el rabo entre las piernas, y eso contaba, aunque sabía que no valdría con una simple disculpa. Dije dónde me encontraba —junto al árbol—, y sollozando abrazado a sus piernas, me resigné a formar parte de las estadísticas carcelarias.

©Mikel Aboitiz

1 comentario:

  1. Los detalles sugestivos más un punto de crueldad inesperado. Lo difícil y lo que le da fuerza al microrrelato.

    ResponderEliminar