24 sept. 2012

En menos de 101 palabras (sin el título)


Kilos

Miró la aguja parada en el 75 y, del susto, bajó el pie derecho de la báscula. Si sus cálculos no fallaban, había engordado de nuevo. Demasiados kilos para un metro setenta de altura. Jamás tendría novio. Las dietas no funcionaban. Los chicos la eludían horrorizados. Una operación. ¡Podrían reducirla el estómago! Sus padres no la comprendían, callaban entristecidos. A lo sumo, la miraban cabizbajos cuando ella se quejaba de su obesidad, ¡como si exagerara! Se sentía sola, fea, pero esta vez les diría lo de la operación. Bajó el pie izquierdo de la otra balanza y rompió a llorar.
©Mikel Aboitiz




No hay comentarios:

Publicar un comentario