24 oct. 2012

En menos de 101 palabras (sin el título)



Falta de reconocimiento

Había enlazado unos pases de pecho soberbios. Sin hincar la rodilla, lidió con el trapo, ajeno a cualquier peligro de muerte. No sentía miedo, solo un cansancio infinito asomándole en los ojos. Cuando se dispuso a culminar la faena, la tensión era máxima, el silencio, ensordecedor. Empuñó el arma con firmeza antes de arrojar la muleta al suelo. Ya no la quería. Desdeñaba su lesión de rodilla. Le daba igual. Remataría a pelo. Buscó el punto definitivo donde atacar y con hábil movimiento, aplicó la escoba dando un monumental barrido. Por fin todo limpio. Sin vítores. Tampoco hubo aplausos.

©Mikel Aboitiz


1 comentario:

  1. No sé porqué, pero yo me he ido con la mente a un limpiador de oficinas solitarias.

    Me ha gustado este juego de indefinición.

    Un saludo.

    ResponderEliminar