15 ene. 2013

Visto en Berlín...: Bundesratufer



  Junto a la orilla del Spree, en la Bundesratufer, en pleno barrio de Moabit, ha saltado la liebre. Antes, cuando saltaba la liebre desvelando un asunto turbio, un escándalo ponzoñoso de grandes dimensiones, dejaba a todos con el paso cambiado, la cuchara repleta de sopa parada a dos centímetros de la boca (abierta, estúpidamente abierta), las cejas alzadas arañando la raíz del cabello, la mirada abismada, sin dar crédito al asunto.

Pero hoy, señoras y señores, ha saltado la liebre aquí en Moabit, con igual agilidad que cuando lo hace en las portadas de los periódicos o en los informativos de la tele. Ha vuelto a saltar una vez más y esto apenas sorprende. A pesar de que ha llegado más alto que en otras ocasiones (una cinta métrica bastaría para comprobarlo) la cuchara no se detiene camino de la boca, no mudamos el gesto: nos hemos acostumbrado a ello. Todos los días, en todas partes, salta la liebre y aquí o allá parecemos habernos habituado a ello. Esta vez ha saltado en la Bundesratufer, y lo hemos fotografiado. No interesará demasiado y nadie se hará eco de esto, pero documentado queda. Ustedes sigan a lo suyo que ya sé que nada les sorprende. Buen provecho, que les siente bien la sopa. Seguro que no la dejarán enfriar.


©Mikel Aboitiz


1 comentario: