9 oct. 2013

En pocas palabras: fe




- Fe -

Una oveja levanta la vista por encima del grupo, ansiosa por ver el principio de la cola interminable que forman. Todas ocupan su lugar en ese ciempiés de caminar lento. No saben qué les espera. Pero en sus ojos, una luz de ilusión chisporrotea como madera de pino en el hogar. Ninguna certeza cabe sobre qué hay adelante, tras la niebla, mas una fe ciega, una esperanza, las mueve. El ciempiés da un paso adelante: entra la primera de ellas, diríase que esboza una sonrisa beatífica. Dentro, un tipo en botas de goma, barbudo como un Jesucristo, la recibe en brazos. Escupe a un lado y comienza a esquilarla.

©Mikel Aboitiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario