20 sept. 2014

Microrrelato

- Soltar todo y largarse -

Salí del baño sin tirar de la cadena, ignorando el ojo parpadeante de la lavadora lista. Iba camino del microondas donde un pan descongelado se mareaba en vano. La cafetera italiana hervía café cumplimentando bajo el fuego un destino de bomba casera inminente. Entonces sonaron timbre y despertador; dos tostadas saltaron como trapecistas escapando un segundo de su celda doble de brasas y en el móvil se disparó la marcha Radetzky. Me llevé las manos a la cabeza y ordené prioridades: lo primero fue abrir la puerta. Lo segundo, ganar la calle ante la mirada atónita del cartero y el escándalo del vecindario por mi desnudez.
©Mikel Aboitiz


2 comentarios:

  1. Lo de "Soltar todo..." del título y empezar el relato con aquello de "Salir del baño sin tirar de la cadena..." prometía una historia escatológica. Por suerte no fue así... Saludos, Mikel.

    ResponderEliminar
  2. Lo importante era resaltar que quedaba algo pendiente (tirar de la cadena) y que a ese algo se sumaron otros algos. Por lo demás, cualquier parecido con una realidad escatológica es casi pura coincidencia. En cuanto a escatología como ciencia referente a la vida del más allá, tampoco se advierten coincidencias. Gracias por tu comentario, Miguel Á.

    ResponderEliminar