8 feb. 2015

Definiciones imprecisas: Reloj



- Reloj -

Un reloj es una cárcel redonda de doce barrotes que encierra una falacia: la igualdad. Un cuarto de hora en la cola del súper no iguala a quince minutos de un infartado esperando una ambulancia. En ambos casos, sin embargo, la diferencia la marca el corazón, una válvula que encierra el ideal de los sentimientos. Yo, harto de mi soltería, he decidido intercambiar corazón por reloj en sus rolex. Así hallar mi media naranja será cuestión tan sencilla como emparejar agujas. Y el tiempo, pues lo seguiré midiendo como lo que es, algo subjetivamente alargable o recortable en función de los sentimientos. Con la mano en el reloj, les prometo mantenerles al tanto de mi experiencia. Creo que valdrá la pena. Me lo dicta el reloj.

©Mikel Aboitiz



No hay comentarios:

Publicar un comentario