21 abr. 2015

En menos de 101 palabras


- Fría Venganza - 

El deseo de seguir siendo amigos era el resto imposible de una división desgraciada entre sentimientos (pasión, fidelidad, entrega) y participantes (ella, él; el butanero). Consciente de ello, se preocupó por multiplicar sus esfuerzos por olvidarla: frecuentó otras mujeres, afiló sus cuchillos, renovó su afición culinaria. Pasó de la cocina de gas a la vitrocerámica. En ella, evaporaba a fuego lento la hiel macerada de sus recuerdos. Y a falta de productos frescos, abría el arcón de congelados en cuyo fondo dormía tiesa entre gambas la palanca infame que movió aquella traición. Una pieza no apta para vegetarianos.


©Mikel Aboitiz

2 comentarios:

  1. Siempre es un placer pasarse por aquí.
    Un saludo, Mikel.

    ResponderEliminar
  2. El placer es mío al tenerte aquí y dar vida a esto.

    ResponderEliminar