4 ene. 2018

En menos de 101 palabras

Papelitos

Ya no hay papelitos sorprendiéndole sobre el espejito de su baño: «Cuento las horas». O el «Pienso en ti» arropado entre billetes que ella se topa al pagar. Con la mudanza y la boda volaron los papelitos. Ahora importan hipotecas e impagos. Y los mensajes sin explicaciones relampagueando en el móvil (“Lola, no me esperes esta noche”). Pero esta tarde desea sentirse como antes: se arregla a conciencia, estrena lencería. Tiene un papelito en la mano y carmín rojo furioso en los labios. Se los revisa en el espejo y hoy es ella quien deja una nota: «Tampoco me esperes».


©Mikel Aboitiz


No hay comentarios:

Publicar un comentario