19 may. 2018

Otra historia de abogados


El mejor cliente, el miedo

  Bonita mañana, don Ángel, ¿qué desea?
  Algo contra el despido.
El dependiente mira extrañado hacia el infinito por entre estanterías colmadas de frascos, antes de sentenciar:
  Entonces, necesita Antiere, lo último en píldoras contra el paro. Son de gama alta, pero muy interesantes. Vienen con tabletas efervescentes opcionales que fomentan la renovación de contratos.
Ante la incredulidad del cliente, el dependiente se sincera bajo el susurro tranquilizante del ventilador que peina el aire:
  Mire, mi hijo, abogado laboralista en un gran despacho, también las toma: los casos de despido improcedente han bajado mucho desde su lanzamiento. ¿Se las pongo en papel de regalo?
Don Ángel se frota la barbilla antes de decidirse:
  —¡Sea!
  —¿Y las tabletas?
  —¡Añádalas!                 
Desde su jubilación cavila don Ángel, camino a casa toma pastillas contra todo y mantiene una rutina invariable. También desenvuelve las pastillas sin pararse es muy consciente de sus muchos e infundados miedos.

©Mikel Aboitiz
 

2 comentarios:

  1. Tendría que existir pastillas contra la frustración, y por supuesto contra los despidos improcedentes. Don Ángel tiene una filosofía de vida, pero lo ideal es no caer en miedos previos, que a veces, resultan infundados. Buen post.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo es libre, cada cual lo lleva como puede...
      Gracias por tu comentario

      Eliminar