2 oct. 2011

En menos de 101 palabras (sin el título)


Frente al escaparate de la zapatería

Era triste no tener un padre con el que también ir de compras. Los ojos fijos en mi reflejo en el escaparate, mi madre interrumpió mis pensamientos, comentando a su amiga que ella los prefería negros. A papá le ingresaron en ese hospital especial, al que ni a mi madre –embarazada de mí– la permitían visitarlo porque podíamos contagiarnos de la enfermedad. Entonces, mi hermano mayor, inquirió aprensivo si no habría contraído él la enfermedad. Miré su tez pálida, transparente como la de mamá, pero esta, en lugar de tranquilizarlo, pasó una mano cariñosa por mi frente color canela.

©Mikel Aboitiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario