28 oct. 2011

La lengua salvaje reta a la lengua salvada:


Ustedes ignoran lo difícil que es lograr una tribuna digital bajo la férula de la lengua salvada. No saben cuánto cuesta llegar a publicar unas líneas aquí. O tal vez, sí: ¿han probado alguna vez a dejar un comentario en este blog? ¿La lengua salvada se lo ha llegado a publicar...? Si lo ha hecho, ha sido movida por el interés: no es que Salvada permita de veras la participación ni que sea honesta, ni mucho menos, democrática. Solo para aparentar lo que no es, me deja asomar hoy por aquí. De modo que aprovecho para ponerla en un aprieto:

Yo, Salvaje, reto a la lengua salvada a elaborar relatos de menos de 101 palabras, sin contar con el título ni tampoco con la frase de comienzo de la historia. El primer relato deberá empezar con: “Tiñéndolos de un tono similar a un sonrojo”. La siguiente narración deberá tener como frase de inicio la última del anterior relato. Y así sucesivamente. Reitero: no más de 100 palabras. Que recoja el guante Salvada, y... ¡ Ni una palabra más!





No hay comentarios:

Publicar un comentario