10 nov. 2011

Comunicado




                      Berlín, 10 de noviembre de 2011

Permítanme que interrumpa su ocio.
Me veo en la dolorosa obligación de comunicarles que la lengua salvada ha sido ingresada de pronóstico reservado en un hospital de nuestra ciudad. Hasta el momento las causas que han llevado a tomar tal medida nos son desconocidas por lo que, por el momento, no podemos avanzarles mayor información. Sin embargo, debido a tan especial circunstancia, nos vemos forzados a tomar las precauciones pertinentes para que este blog siga adelante. Para ello esperamos contar con el apoyo inquebrantable de sus fieles seguidores, de los cuales solo unos pocos han tenido el coraje y el arrojo de comunicar con la lengua salvada (a pesar de no haber llegado a inscribirse como seguidores oficiales) y le han enviado mensajes de manera tan esporádica como incondicional. Para no defraudar las expectativas de estos y otros muchos, podemos asegurar y les aseguramos, que el blog seguirá en funcionamiento gracias a la labor previsora de Salvada cuyo trabajo administraremos desde aquí, guiados por el espíritu de unión que, en todo momento, nos conducirá en esta etapa de incertidumbre. Apelamos a la probada paciencia de los seguidores de la lengua salvada (aunque lo sean de manera extraoficial, sin tener a bien pinchar sobre “seguidores” en la parte derecha, bajo las etiquetas) para sobrellevar eventuales alteraciones técnicas y de asiduidad de publicación.

Asumiendo las prerrogativas extraordinarias que en las circunstancias actuales desde hoy contraigo, les encarezco –en mi nombre y en el de todos los que modestamente colaboramos desde la sombra para que ustedes puedan disfrutar de su merecido asueto con la enaltecedora lectura de este blog– a mostrar en este trance su probado apoyo a nuestra labor, haciendo gala una vez más, de la paciencia y entereza que como hombres y mujeres de bien les caracteriza, y les insto a no ahorrar muestras de adhesión a la lengua salvada en forma de comentarios o correos electrónicos, que a buen seguro llegarán a oídos de Salvada cuando esta se restablezca.

Sin más novedades por el momento, me despido de ustedes hasta una futura ocasión.

¡Que la saliva les acompañe!

Atentamente les escupe,

La lengua dictagorda


No hay comentarios:

Publicar un comentario