7 nov. 2011

En menos de 101 palabras (sin frase inicial)




Paz interior

Abrió, y con una amplia sonrisa, recibió a los agentes. Los policías entre los que luego bajó esposado las escaleras no llevaban uniforme, pero los bultos bajo las americanas delataban que iban armados. A él le pareció algo exagerado. Toda la situación lo era. El forense tapándose la nariz con un pañuelo; abajo las ambulancias, un coche de bomberos y curiosos agolpándose en las aceras. Se sentía muy tranquilo. Incluso le había dado tiempo a afeitarse. Sabía que la bañera saldría en la portada de todos los diarios. En la calle una lluvia de flashes le cegó. Cerró los ojos y respiró aliviado, dejándose llevar. Ya no tenía que pensar.

©Mikel Aboitiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario