22 nov. 2011

Dicho...«¡Y un jamón!»


«¡Y un jamón!»

Esta exclamación tiene un origen taurino. Cuenta la leyenda que el torero Belmonte (1892 -1962), lidiador admirado entre los miembros de la generación del 98 y del que el poeta de la del 27, Gerardo Diego (1896 - 1987), escribiera:
Yo canto al varón pleno,
al triunfador del mundo y de sí mismo
que al borde —un día y otro— del abismo
supo asomarse impávido y sereno

pidió al empresario la enorme cantidad de 1.000 pesetas por torear en la plaza toros de Málaga, a lo que airado, este le respondió: «¡Y un jamón pa usté!». Más tarde, tras las protestas de los aficionados y ante la presión del público, el empresario tuvo que dar su brazo a torcer y acceder a la petición del diestro, ofreciéndole no solo la cantidad requerida, sino acompañándola también de un obsequio: un jamón.

©Mikel Aboitiz 

No hay comentarios:

Publicar un comentario