29 nov. 2011

En menos de 101 palabras (sin frase de comienzo)


Bajar de una nube

Y se quedó adormilada viendo caer la niebla. Estaba en el cielo, sentada sobre una nube esponjosa. Miró hacia sus pies: miríadas de lucecillas iluminaban la ciudad, una mancha difusa en el paisaje nocturno. Supo entonces que soñaba. Con el ruido del agua caliente corriendo en la bañera acabó de despertar. El vaho del agua había empañado el espejo. Miró abajo y alcanzó el rollo de papel higiénico de entre sus pies. La vida terrena era inmunda. Bostezó largamente, cerró el grifo y frente al espejo, contemplando su rostro abotagado y borroso, decidió no abusar de los tranquilizantes. Cerró la tapa y no olvidó tirar de la cadena.

©Mikel Aboitiz

1 comentario:

  1. Anónimo29/11/11

    Qué bien se está soñando.... con cosas bonitas, claro.

    ResponderEliminar