11 feb. 2012

En menos de 101 palabras



Usura 

—Al Monstruo le da igual cómo consigas el dinero. Lo importante es que pagues puntual tu deuda. Y los intereses. El Monstruo no perdona —el manco se rascó el muñón significativamente antes de proseguir—: Todos hemos tenido dificultades con él alguna vez.

Le dejé con la palabra en la boca. Corrí como un poseso en busca de la pasta. Atraqué una mercería y una tienda de souvenires. Con eso aún no tenía bastante y desvalijé a un vendedor de la ONCE. Ahora somos compañeros. Él no me vio, claro, y el Monstruo no me perdonó.


©Mikel Aboitiz 

                                      


No hay comentarios:

Publicar un comentario