7 mar. 2012

En menos de 101 palabras (sin la frase inicial)




Sanatorio 

Veo junto a su reloj unos números grabados en su piel: 1- 0. Paso al siguiente mostrador. La mujer con las sílabadas na-da maquilladas en sus párpados estampa el sello en mi documento. Por fin me acerco al hombre que, sonriente, me espera junto a la entrada. En sus dientes relampaguea un ocho tumbado. El infinito, pienso. Recoge mis papeles, marca una contraseña y la puerta que se abre descubre una sala bañada en luz, de paredes blancas, acolchadas, con un sofá en el centro. Me indica que me siente y espere al doctor. Cuando sale, aprovecho para atar cabos: 1-0-n-a-d-a-i-n-f-i-n-i-t-o. ¿Será esta la clave para entrar aquí? 



©Mikel Aboitiz



No hay comentarios:

Publicar un comentario