19 may. 2012

En menos de 101 palabras (sin el título)


Juan, paquete de músculos

Cuando se tiene un último modelo recién salido de fábrica, no es menester ponerse serio. Ni sacar músculo por la ventanilla mostrando al mundo que se conduce con donaire. Tampoco es necesario perdonar vidas por el retrovisor, como Juan, disfrutando de tener al resto donde corresponde; por detrás. Ni siquiera hace falta endeudarse para siempre, como Juan, empeñado en ese esmalte perfecto, esa tapicería de ensueño y ese reprís. ¡Qué reprís! Pero si le abollas el coche, entonces, sí será necesario que te prepares. Prepárate para ver a Juan. Porque nunca antes habrás visto llorar así a tanto hombre.

©Mikel Aboitiz



Pero si lo tuyo es el fútbol, aquí una de fútbol



No hay comentarios:

Publicar un comentario