14 may. 2012

En menos de 101 palabras


Parchís

—La habría espachurrado...
—Se lo merecía, ¿no?
—Pisoteado...
—Sí, te pusiste roja de ira.
—Machacado.
—Así es la vida. Ella fue más rápida...Te toca. Toma el dado.
—Sí, porque yo estaba a punto de tener a todas juntitas, seguras.
—Juntitas, ¡qué bien!
—Sí, pero llega y me come la última.
—A mí también me fastidió. Olvídalo.Mira, ¡un seis!, vuelves a tirar.
—No creas que me voy a consolar: era la última de la camada. Pobre gatita. Como pille a esa perra, la enveneno. Te juro que la enveneno.

©Mikel Aboitiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario