20 jul. 2012

En menos de 101 palabras


Éxito


En el concurso au pair para todo tenías que llevar a los niños al cole, hacer la compra, preparar la comida, planchar camisas... Todo eso, ¡en una hora! No participé, ¡qué horror! Además, con mis pintas (aunque mi sonrisa era bonita, yo era una pelirroja gorda y patizamba) los telespectadores no me votarían. Pasé del au pair y me matriculé directamente en la Universidad. Allí no había votaciones, solo notas. Logré las mejores. Me gradué en dos años. Hoy dirijo mi propia empresa de asistentas del hogar. Estoy orgullosa: cualquiera de mis chicas ganaría ese adorable au pair para todo.

©Mikel Aboitiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario