1 ago. 2012

Formas de ver la vida: En menos de 101 palabras



Formas de ver la vida

El peluquero calvo se asoma al espejo por encima de su cliente —un ciego— y colocando los dedos en sus sienes controla las patillas antes de dar por acabado el corte con una sonrisa. Es el turno del señor orondo y desconfiado que espera sujetando un puro apagado entre los labios. «Hay que tener una verdadera urgencia o ser ciego para dejarse cortar el pelo por un calvo», piensa, mientras se saca malhumorado el habano de la boca. Desde la puerta, el ciego se despide alegre del peluquero con doble sorna: «¡En un mes nos vemos el pelo!».

©Mikel Aboitiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario