5 sept. 2012

En menos de 101 palabras (sin el título)


AAS

«Aspirina, como el medicamento». No. No estaba en la lista de acreditados al congreso farmacéutico, pero alguien dando ese nombre con esa cara blanca, redonda y limpia no podía mentir. Le alcancé una credencial. La rellenó con letra casi infantil: Aspirina Pérez. A media tarde intervino en un incendiado debate sobre genéricos. Un representante de BAYER lanzaba gasolina a todos sus argumentos. Salió enervada, con un tremendo dolor de cabeza. Le sugerí: «Lo mejor es tomar una —sonreí dudando, la vista fija en su credencial—, una caipiriña». Añadí triunfal: «Yo invito». Una sonrisa afloró en su cara blanca, redonda.

©Mikel Aboitiz 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario