3 sept. 2012

En menos de 101 palabras (sin el título)


Atajos

Volvíamos de enterrar a Camilo, mi tío abuelo. Íbamos demasiado rápido entre la niebla y seguí recto donde había curva. Nuestro coche dio dos vueltas de campana ladera abajo. —¿Estás bien, Laura? —pregunté escupiendo sangre. —Mejor que tú —respondió irónica—. ¿Te imaginas? Casi nos matamos volviendo de un entierro, ¡vaya! Permanecimos un rato abrazados antes de salir afuera. En la vida habíamos visto tanta niebla. Sentimos frío. —Lo importante es que estamos vivos —me consoló Laura ante el coche destrozado. —Alguien vendrá a socorrernos —añadí confiado. Tenía razón: entre la bruma, apareció nuestro salvador. Era Camilo, siempre dispuesto a ayudar.

©Mikel Aboitiz

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario