11 feb. 2013

En menos de 101 palabras (sin el título)



Acrobacias


Ese maldito aprendiz de kung-fu se había esfumado. Se paró asomándose al callejón sin salida, escrutando la callejuela, estrecha incluso para un solo hombre. ¿Dónde demonios se habría metido? Su compañero sangraba en el suelo, doblado de dolor. Se golpeó nervioso con la porra en la palma de la mano antes de sacar el walki talki y pedir una ambulancia. ¿Por dónde había desaparecido ese perro? Él le iba a enseñar kárate en cuanto le pillara. Al enjugarse el sudor de la frente con el antebrazo, miró hacia arriba. Entonces —tarde—, comprendió quién daba ahí las clases de artes marciales.


©Mikel Aboitiz




No hay comentarios:

Publicar un comentario