20 feb. 2013

Otra historia de abogados



Servicios jurídicos A.O.


Relee: «Servicios jurídicos Arístides Orestes garantizan la defensa de su caso. Hasta la última instancia. Confíe en nosotros». Efectivamente, no parece tratarse de una errata o falta en el anuncio por palabras. Un flujo desbocado de recuerdos infantiles le viene a la memoria: el pueblo, el trigo crecido, los juegos del colegio y ese chaval tímido, Arístides Orestes, el Remolacha, ahogado en el río. Nadie más puede tener ese nombre. Busca una disculpa para llamar y averiguarlo. No es posible. No puede ser él. Sin embargo, marca el número del anuncio del Remolacha (hay cosas que se hacen sin pensar: una llamada, empujar a alguien asomado a un puente). Han pasado los años, pero la voz al teléfono es inconfundible a pesar de la mala conexión, la pésima conexión. Se diría que ha dado con el infierno. Y así es. Arístides Orestes contesta sin rodeos: «Te estaba esperando».

©Mikel Aboitiz

4 comentarios:

  1. Inquientante, fantástico.

    Saludos agradecidos.

    ResponderEliminar
  2. Sensacional. No puedo decir más. Espero que te fuera bien en el concurso, es brillante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasó la criba. Este relato no. Pero eso de concursar tiene algo de ruleta rusa (ya salga rojo ya salga negro). Ahora estoy haciendo relatos sobre médicos: con las mismas 5 palabras obligadas, pero de médicos. Veremos.
      Un saludo

      Eliminar