15 oct. 2011

Relato




Bailarina de aguas cálidas

A la bailarina le encantaba mirar los peces de aguas cálidas mientras practicaba sus ejercicios. Subía el pie a la barra y con el pecho rozando la pierna, giraba la cabeza hacia el acuario. En él, con la ingravidez que ella quisiera para sí en sus saltos, los peces nadaban mirando concentrados en algo y a la vez ciegos, como navegando en su propio interior escamas adentro, ausentes. [...] Continúa


©Mikel Aboitiz

1 comentario:

  1. Anónimo19/10/11

    ¿dónde vive la bailarina, está prisionera?

    ResponderEliminar