5 dic. 2011

En menos de 101 palabras (sin frase de comienzo)



Nervios

Cerró la tapa y no olvidó tirar de la cadena. Los otros comensales le extrañarían ya. En la mesa la plata de la cubertería relucía a la lumbre de las velas, mientras los jefazos esperaban ansiosos. El empleado del año, atenazado por los nervios, desplegó una cuartilla con su discurso junto al lavabo. Repasando, corrigió el lazo de la pajarita. Allí dentro olía a jabones lujosos. Sudaba. Mojó la nuca bajo el grifo, tratando de recordar las primeras palabras que diría. El olor a ambientador le mareó. Se llevó las manos al estómago antes de descorrer el pestillo y desplomarse. Cuando oyó pedir una ambulancia soltó aliviado la hoja.



©Mikel Aboitiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario