19 ene. 2012

En menos de 101 palabras (sin el título)

Metamorfosis

Al despertar Gregorio aquella mañana tras un sueño inquieto, el pulpo estaba allí. Pegado a su cara como una ventosa. Intentó arrancar su cuerpo resbaladizo, asiéndolo con unos pañuelos de papel; abrió la ventana como queriéndolo lanzar hacia la calle, pero ni el aire invernal ni la fuerza bruta podían con él. Atornillado a su rostro, le ahogaba. Aunque el cefalófago apenas le permitía abrir los ojos, logró llegar hasta la cocina y hervir agua en una olla, donde bien cabrían dos pulpos. Tras hacer unos vahos, el resfriado remitió: el pulpo había soltado dos tentáculos para hacer las maletas.

©Mikel Aboitiz

1 comentario:

  1. Apropiada metáfora metamorfosis. El ingenio que no falte, sobre todo en pocas líneas. Un saludo.

    ResponderEliminar