29 may. 2013

En menos de 101 palabras






¡Cielos!

Dejé de fumar, pero no el café. Hasta el primer infarto. Después renuncié al alcohol. Un día, palmé: dijeron que fueron los pulmones (tantos años de tabaco), que si los nervios (¿cafeína acumulada?), que si el corazón (Laura me acababa de plantar), pero a mí me dio igual, porque fui directo al Cielo: Dios resultó ser bastante ecologista y mi manía a los vasos de papel inclinó la balanza. Escribo estas líneas rodeado de paz, cigarros, buen café y, Laura, cariño, aquí hay cientos de Lauras, no te echo en falta. ¡Anda, San Gabriel!, ponme otra de lo mismo.

©Mikel Aboitiz



2 comentarios:

  1. Yo sin embargo, prefiero que mis vicios me lleven directa al infierno, que seguro es más entretenido. Buen micro, Mikel. Positivismo puro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vicios?,¡ja,ja,ja! ¿virtudes), ¡ja,ja,ja!¿cielo, infierno?...Imagino el cachondeo que se traerán los gusanitos cuando "trabajen" nuestros restos.

      Eliminar