15 jul. 2013

Relatos con segunda oportunidad





Oferta infalible

Jódeme —repite Micky saboreando la palabra, como si tuviera vida. 
El hombre de detrás del mostrador aprieta de nuevo el botón y Micky mueve obediente sus labios de plástico como si masticara: 
Jódeme. 
 —No está mal, pero, ¿no podría decir algo mejor? —pregunta el encargado. 
Se hace un silencio en el que solo se oye la música de fondo del sex shop. El representante le mira a fijamente a los ojos, hurga en la barriga de Micky y, retador, pone en marcha el mecanismo. El muñeco pronuncia una sola palabra. Acto seguido el encargado palidece y sentencia: 
 —Nos quedamos con él. 

©Mikel Aboitiz


No hay comentarios:

Publicar un comentario